14 de junio de 2012


Encontrar refugio en la música es sentir que otra persona expresa con palabras y un poco de ritmo todo eso que estamos sintiendo, esos problemas que nos parecen sin solución, eso que muchas veces pensamos que nos pasa solo a nosotros y otro lo cuenta como anécdota o historia, eso que nos identifica, nos tranquiliza o simplemente nos acompaña. Con una melodía y unas cuantas palabras todo se torna más fácil, bajamos un cambio, le ponemos pausa a los pensamientos para concentrarnos en lo que intenta transmitirnos la canción.
En los momentos donde al parecer no existe mortal que pueda entendernos y ayudarnos, cuando se nos cae el cielo encima y no tenemos fuerza para sostenerlo y salir adelante, dónde analizar algo con frialdad parece imposible, solo un compilado de tres minutos de letras y sonidos nos pone un freno. Nos hace olvidarnos un ratito de los problemas, de que hay un mundo a parte con sus vueltas y enredos, tres minutos donde todo se de reduce a eso, nosotros y la música.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario