6 de noviembre de 2012

Cuando la enorme burbuja en la que viví durante toda mi vida amenaza con destruirse y las cosas comienzan a no ser como antes, cuando los problemas ya no son solo cosas de grandes y ya no soy la nena a la que hay que cuidar de que cualquier situación la lastime, cuando se empiezan a quebrar los cimientos que sostienen todo mi mundo y nadie pretende estar ahí para que no caigan encima mio es cuando lentamente empiezan a abrirse frente a mi los caminos a tomar decisiones y plantearme verdaderamente la posibilidad de que estoy creciendo y la realidad no siempre es tan fácil de llevar como lo fue hasta el momento con preocupaciones centradas en la ropa de mis muñecas, en vestirme bien o sacar una buena nota. Tampoco es una realidad como la que me mostró a lo largo de estos años la televisión con sus novelas y finales felices.
Muchas veces los grandes se comportan como niños cargando de responsabilidades a los que todavía no están listos para recibirlas o por lo menos no creen estarlo.
Peleas y discusiones hacen tambalear hasta el cariño más fuerte, cosas sin superar, problemas del pasado que regresan cargados de rencores y mil y un cosas que reprochar, situaciones sin asumir y pocas ganas de luchar contra esto en vez de elegir el camino fácil. Ningún camino es fácil pero hacerle frente a los problemas requiere mayor desgaste y muchas veces es mas sencillo esconderlos debajo de la alfombra. Pero cada cosa que dejamos ahí escondida sigue siendo parte nuestra, no se fue a ningún lado y poco a poco el peso de la mochila con la que transitamos esta vida va aumentando de factores negativos que hacen más duro el camino.
Yo elijo los buenos recuerdos, perdonar y olvidar. Yo elijo cargar mi mochila de risas. Yo elijo vivir cada día como el último. Y esto no quiere decir que vaya a estar con una sonrisa en la cara permanentemente pero voy a tratar de estar en paz conmigo y eso va a hacer que este en paz con los demás.

"No hagas de tu vida un borrador porque posiblemente no tengas tiempo de pasarlo en limpio."

No hay comentarios:

Publicar un comentario