31 de diciembre de 2013

De la mano de diciembre llegan casi sin poder evitarlo los balances sobre el año que pasó, las nostalgias y melancolías viendo fotos o simplemente recordando, los festejos, las despedidas de año y los reencuentros. 

Es una de las épocas que más disfruto. Me encanta ver como la gente se carga con cierto optimismo exagerado, como si el fin que se acerca y el nuevo comienzo trajeran con ellos las recetas para mejorar sus vidas. 

A diferencia de esas personas que depositan todas sus expectativas de superación en un primero de enero a mi me gusta ver la vida como un constante ciclo de finales y comienzos en el que cada instante estamos tomando decisiones sobre permanecer como estamos o buscar nuevos caminos y vamos de a poco trazando las lineas de nuestro futuro sin el diseño previo de un destino marcado si no con el lápiz en mano, las ganas de seguir adelante y la oportunidades que la vida nos da. Una de las piezas mas importantes en este ciclo es el poder aprender de cosa que pasamos, tener la capacidad de tomar de cada experiencia lo que nos sirva para crecer porque en ese crecimiento permanente vamos encontrando la clave para mejorar. 

Viajar fue una de las cosas que durante este año me lleno de energía y paz, me permitió conocer y conocerme a la vez, compartir cada viaje con personas que hicieron de estos exactamente perfectos y poder liberar la mente de la rutina y el encierro. 

Puedo decir que este año superó mis expectativas significativamente y que me quedaron grandes cosas guardadas en mi que no voy a dejar ir, recuerdos, aprendizajes, imágenes, olores, momentos, sabores, palabras, personas, pero sobre todo muchísimo crecimiento. 

Hoy brindo por esas personas con las que tuve la alegría de compartir un año tan lindo en mi vida, brindo por aquel que dejó en mi una mínima huella para que yo hoy sea quien soy, brindo por los que me hubiera gustado que estén a mi lado y sin embargo tengo que conformarme con su vago recuerdo, brindo por esa persona que necesita tener alguien que brinde por ella, brindo por un mundo mejor, por más amor y consideración con quien tenemos cerca. Brindo por vos. 

¡Buen fin y comienzo de año!

24 de diciembre de 2013

En esta nueva noche buena y navidad, más que volver a caer en lo trillado deseando que se cumplan todos sus deseos y sean felices pido que haya un verdadero nacimiento en cada uno de todos nosotros, que empecemos a tomar consciencia y educar sobre el amor y la paz en los más puros sentidos, el amor a nosotros mismos aprendiendo a dejar de lado lo que se nos exige socialmente y termina por convertir la vida en búsqueda de una perfección inexistente, amor a quienes tenemos al rededor, el amor al planeta y su cuidado, el amor a lo que hacemos, a las vocaciones. Fuerza para cumplir nuestros sueños luchando por ellos, ganas de esforzarnos para que todo sea mejor. 
Más alla de que es una fiesta religiosa que perdio todo su significado en este sentido para la mayoria de los que la festejan. Y para mi  es una fecha más en el calendario que se toma como oportunidad de comercio, asi desde mi lado más racional me parece ilógico atribuirle ciertas facultades que parecen mágicas, también es fuente de uniones familiares, charlas, festejos y ratos de alegría así que, ¿porqué juzgar el poder de la idea que tenemos sobre esta fecha en vez de sumarme a la ola de deseos navideños?

Que sean felices y desfruten con la gente que quieren y les hace bien y con el recuerdo de aquellos que les gustaría que estén

Feliz Navidad

29 de noviembre de 2013

¿Porqué nos tenemos que hacer cargo de los actos de los demás? ¿Porque hacernos responsables de consecuencias de cosas que ni siquiera hicimos? 

Básicamente creo que tiene sentido desde el momento en que llegamos al mundo sin quererlo, pedirlo o ser plenamente consientes de lo que estaba pasando, simplemente desde un principio sobrevivimos aceptando consecuencias de lo que otros deciden, ese es el inicio y el camino, eso es vivir. 

Podemos tomar decisiones, somos "libres" pero nunca vamos a lograr ser completamente independientes, nunca vamos a dejar de depender de esas decisiones que realizan las libertades ajenas y que en cualquier momento pueden coincidir o cruzarse con las nuestras.

Desde la persona que tenemos al lado, el vecino de edificio, el intendente de la ciudad, hasta el dueño de la empresa que contamina el río, el que tala arboles o la petrolera que quiere perforar el ártico, cada una de las personas que respira dentro de este planeta, que convive como compañero nuestro de espacio y tiempo puede influir en nuestras vidas y cambiarnos todo de un segundo a otro.

Esta es una de las cosas que más me desespera pensar: lo vulnerables que somos, lo expuestos que estamos a los cambios, lo dependientes que resultamos de las vueltas de la vida, la gente, el mundo... Y como tantas veces sentimos que tenemos el control... 

23 de noviembre de 2013

Es difícil descifrar entre tantas confusiones y opiniones que es lo que verdaderamente se debe hacer porque es lo correcto. Por un lado esta lo que hace 'todo el mundo', lo que termina convirtiéndose en ley por mayoría de votos en esta especie de elección no declarada. Esto que se tiene que hacer tanto por moda como para pertenecer, que si no se hace se pasa a formar parte de la gente que 'no tiene vida'. 
Por otro lado esta lo que se sabe que está bien, pero que por esto mismo pierde emoción. 
Parece que el ser adolescente conlleva un montón de reglas como tener que vivir haciendo lo contrario a lo que te piden o recomiendan, meterse en problemas y sumar todo lo que haga más entretenida la historia para contar. 
No puedo decir que me avergüence ser de las personas sin demasiado que alardear en cuanto a aventuras del estilo adolescente, tampoco me siento menos por no salir a bailar, evitar los problemas o tratar de pensar antes de actuar. Sin embargo tampoco es fácil asumir el separarme de todos en gustos, destacar por aburrida, ortiva o mala onda entre aquellos que buscan una vida llena de 'acción', ser la que no se prende en las jodas o perderme momentos con amigas. No es fácil ser distinta, elegir un libro un sábado a la noche, estudiar durante el año no porque me obligan sino porque me interesa, tener ganas de aprender, de hacer cosas por ayudar a los demás y que no me preocupe la imagen que doy por no hacer lo que hace el resto. 
No se si está bien o mal, no es el camino fácil y no se a donde lleva, por momentos desearía ser una más del montón con ganas de tomar, bailar, vivir de acuerdo a mis estados de ánimo y no pensar en las consecuencias de lo que haga para divertirme pero también en esos momentos me doy cuenta que no estaría siendo yo misma y prefiero seguir lo que siento más allá de lo que la sociedad impone aunque signifique tener que ir contra la supuesta normalidad.  

13 de noviembre de 2013

Paso rápidamente de sentirme invisible a demasiado observada. 

Por un lado yo misma no me esfuerzo demasiado por llamar la atención con mis actitudes, no soy de opinar en las charlas donde hay grandes grupos de gente y me encargo de pasar bastante desapercibida pero sin embargo cuando hago o digo algo siento el peso de todas las miradas y opiniones mentales (probablemente inexistentes) quemándome inmediatamente, por algún motivo aunque nadie me lo muestre creo que están juzgando cada palabra, mirada, comentario o acción y en realidad la primera en juzgarme soy yo, analizando cada cosa antes, durante y después de hacerla, tanto por las reacciones de los demás como por vicio propio a esto de autocorregirme y vivir exigiéndome ser perfecta hasta en las mínimas cosas cotidianas. 

Aunque intente relajarme, ser más espontanea, darme lugar a ser simplemente como sea sin tanto razonamiento, está en mi naturaleza analizar todo hasta estar convencida de que es lo mejor o como mejorarlo.

Vivo atada a mi misma, sin poder separarme de mis pensamientos, intento aprender a manejarlos. 

29 de octubre de 2013

Me quedo mirando su cara, con cierto miedo escondido en el fondo de mi alma. Miro las arrugas que aparecen definidas al costado de esos ojos cansados pero contentos y todavía llenos de energía, motivados por las pequeñas cosas que hoy por hoy integran sus más grandes alegrías, que hayamos ido a comer ese asado el domingo al medio día, encontrar un álbum con dedicaciones de sus viejos compañeros del servicio militar, contarme sus ideas, cortar el asado para que lo probemos al lado de la parrilla medio a escondidas para que no se enoje mi abuela, ser cómplices en esa travesura, pasar ratos hablando del primer tema que surja, discutirle a mi papá hasta lo más básico y evidente con tal de seguir la charla, compartir ese instante. 

Está bien, sano, fuerte, pero grande y aunque quiera engañarme no hay forma de evitar pensar que el reloj nos juega en contra y lamentablemente es una guerra que no se puede ganar ni con las mejores tropas. Trato de adaptarme a la idea mientras grabo a fuego recuerdos que quiero que queden en mi, sabiendo que será el tiempo que tenga que ser pero no lo voy a desperdiciar, y es ahora cuando siento que 200km son una eternidad y me encantaría moverme sola y viajar más.

15 de octubre de 2013


Paredes que hablan.Ojos melancólicos observan todo como la primera vez o quizás sabiendo que puede ser la última. 
Los recuerdos llegan acompañados  de sentimientos, memorias, momentos, olores. 

No todo estaba igual, el tiempo dejo su marca indeleble en esa pintura amarilla, esa mesa que supimos usar para jugar a tomar el té entre tazas de plástico y disfraces que ahora permanece abandonada en un patio que por entonces cubierto de vida daba la entrada justa a una casa antigua que parecía sacada de un cuento donde en el fondo se hacían fogatas viendo los pocos metros de pasto y ese par de árboles como un verdadero bosque, esta casa que hoy solo sobrevive en las imágenes de los recuerdos. 

Ella, con una sonrisa tímida y una mirada que esconde profundo dolor y miedo nos cuenta sus cosas al eco de las palabras que parecen tatuadas en cada rincón: "cuantas pruebas nos pone la vida".

30 de septiembre de 2013

 
Voy por la vida buscando cosas que me hagan sentir viva. 

Muchas veces siento que vivo por inercia, por el solo hecho de estar respirando, siguiendo un camino en linea recta a una velocidad que no me deja admirar el paisaje. 
Siento que la rutina me roba días, que el mundo solo gira y gira y mientras tanto desperdicio tiempo si darme cuenta. Que los segundo se van volando, los meses no tardan tanto y el calendario cambia cada vez más rápido de año.

Me busco a mi misma, trato de descubrirme, entenderme y entender lo que me rodea. 

Me encuentro en un mundo lleno de injusticias y tristezas, heridas y maltratos. En un mundo donde no es tan fácil hacer las cosas bien, donde hay demasiado por mejorar. 

Quiero ser más que otra lápida olvidada en un triste cementerio de por ahí, más que una lágrima en la cara de alguien que me quería, una misa en mi memoria o una foto en el living. 

Quiero quedar en hechos, dejar acciones, cambios, recuerdos que valga la pena recordar. 

Quiero ayudar a otras personas y dejarles parte de mi vida en la suyas. 

Me siento diminuta en algo enorme, perdida entre la gente, una más de millones. Sin saber para donde ir ni como hacer sigo buscando...

19 de septiembre de 2013

  
Si el país de las maravillas estuviera tan cerca como el disfraz que usamos para creer que en verdad podemos escapar de la realidad con una peluca y maquillaje quizás sería más fácil ser feliz en vez de vivir en este juego de mentiras a mi misma donde en el fondo sé que pasa pero tengo la idiota ilusión de que si hago como si no lo viera simplemente en algún momento dejará de pasar, como por arte de magia o cuestiones del destino. 

Soy consiente de que para vivir de verdad necesito dejar de pintar las rosas blancas para que sean rojas; asumir y enfrentar pero la realidad lastima. 

¿Para qué prender el noticiero si en mi burbuja no duele tanto salir a la calle? 
¿Porqué no ponerme auriculares en vez de escuchar la  discusión que hay en la habitación de al lado? 
¿Porqué no irme a mi pieza, encerrarme, leer y ser un personaje más en un mundo inventado? 
¿Porqué no dejar todo en manos de "los grandes" para que se hagan cargo? 
Y, ¿Qué pasa ahora que estoy creciendo? ¿Qué va a pasar cuando "la grande" sea yo
¿Cómo lograr cambios importantes siendo una más en siete mil millones? 
¿Cómo evitar la guerra en Siria o calmar el hambre mundial?
¿Está tan mal evadir lo que no puedo cambiar? Si dejara de evadirlo ¿Podría cambiar en algún momento algo? 
¿Podría vivir tranquila sabiendo que lo único que hice fue escapar

Aunque quiero un mapa al país de las maravillas o un viaje a Nunca Jamás, seguir en esta edad por siempre y dejar que "los grandes" sean otros no queda alternativa y tengo que enfrentarme día a día a esta aventura de estar viva y recordar que no puedo (aunque quiera y sea más fácil) pasar por el mundo como simple espectadora porque desde esa postura las cosas solo seguirán como están y las soluciones de todo lo que está mal tienen que dejar de ser sueños y convertirse en nuestra realidad. Tenemos que ayudar todos para construir nuestro propio País de las Maravillas.

31 de agosto de 2013

Muere lentamente quien no viaja, 
quien no lee, 
quien no escucha música, 
quien no halla encanto en sí mismo. 
Muere lentamente quien destruye su amor propio, 
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, 
repitiendo todos los días los mismos senderos, 
quien no cambia de rutina, 
no se arriesga a vestir un nuevo color 
o no conversa con desconocidos. 
Muere lentamente quien evita una pasión 
y su remolino de emociones, 
aquellas que regresan el brillo en los ojos 
y restauran los corazones destrozados.
Muere letamente quien no gira el volante 
cuando esta infeliz con su trabajo o su amor.  
Quien no arriesga lo seguro por lo incierto
para ir detrás de un sueño, 
quien no se permite al menos una vez en la vida 
huir de los consejos sensatos.
Vive hoy, haz hoy, arriesga hoy. 
No te dejes morir lentamente. 
No te olvides de ser feliz.
                                                                                                       Pablo Neruda

12 de agosto de 2013

Después de vivir la reacción de una ciudad que nunca vi tan movilizada, de sentir el dolor en el aire, de escuchar lo que es el silencio, el respeto, de darme cuenta que solo bastaba que haya gente necesitada para encontrar gente dispuesta a ayudar. En un momento en el que cada vez me costaba más tener fe en las personas, en una sociedad que aparenta individualismo y se muestra egocéntrica y consumista, que en el día a día da la impresión de estar yendo de mal en peor, lo que pasó más allá de lo terrible y conmovedor de la tragedia en sí, es reconfortante y me da orgullo de mi ciudad y mi gente, y me muestra que todavía hay amor y caridad. 
El bombero, el rescatista, el psicólogo, medico, enfermero, el que lleva donaciones, es voluntario y se queda ayudando desde donde puede, todos ellos son los héroes que hay que reconocer, aplaudir y admirar y sobre todo a los que hay que agradecer. 
La ciudad se unió en buenas intenciones, pensamientos y apoyo. Ahora solo resta encontrarle el sentido para poder crecer de lo que paso y que nunca más se vuelva a repetir. 
FuerzaRosario 

6 de agosto de 2013

Creo que lo que más espero es ser completamente libre, sin depender de nadie a quien pedirle permiso para hacer las cosas, ni darle explicaciones de lo ya hecho. Pero a la vez esto implica hacerme cargo de lo haga y diga, de lo que decida, saber que sobre cada acto vendrá una inevitable consecuencia y que más de una vez me va a tocar hacerme cargo de las consecuencias de los actos de otros, resolver problemas, definir situaciones que afecten el resto de mi vida, construirme a cada paso.

Y si bien cuando la vida golpea un poco seria tan lindo poder huir y quedarme encerrada en el mundo de los libros que leo para evadir lo que pasa, en la canción que me salvo de esa tarde triste, en lo que idealizo de mi vida, mi futuro, en los sueños, estaría viviendo sin vivir, dando un paso insignificante por un mundo del que no recibí ni al que le dí nada, solo una persona más de tantas que dejan todo tal y como estaba sin su presencia, como si no hubiera existido. 

Sabiendo que no es lo que quiero para mi vida, aumenta aún más la responsabilidad de cargar con esa linda pero dura condena de ser libres, queriendo hacer, ser y dar mucho más pero encontrando permanentemente dificultades, dudas e inseguridades, muchas veces perdiendo tiempo sin poder avanzar por estar estancada en un pasado, tal vez mejor, pero que ya pasó o demasiado aislada del hoy planeando un futuro que puede que nunca llegue. 

Viviendo librada a la suerte y el azar de mi destino y el de los demás, siguiendo caminos que se cruzan o separan muchas veces sin razones a la vista y otras por causa y responsabilidad nuestra. Soñando un mundo mejor pero por sobre todas las cosas intentando actuar en el hoy para conseguir que ese sueño no sea solo una utopía. 
El tiempo pasa y ayuda a ver las cosas alejadas, sin todos los sentimientos encontrados que generan las situaciones, ayuda a ser fría y analizar mas objetivamente los hechos. 
No se si cura heridas pero ayuda a cicatrizar, aceptar, resignar. Hay cosas como la distancia que con el tiempo solo agrandan su magnitud y lo que los primeros días no era nada después de años duele, se extraña y cada minuto mas en el reloj es un minuto menos con el otro, sin embargo en esa distancia se puede aprender a convivir con los dolores, a entender los porqué y para qué de lo que pasa y a crecer en todos sentidos.
El tiempo me demuestra segundo a segundo que la vida sigue a pesar de todo, que de cada situación hay que tomar lo que sirva para el resto del camino pero aunque quiera no existe un botón de pausa en buenos momentos solo existe la memoria para llevarlos conmigo y que me den fuerzas al seguir caminando. 

1 de agosto de 2013

Presiones. 
Presiones propias, auto exigencia, presiones que presionan sin querer presionar, comentarios que sin intenciones suman peso a la mochila, presiones sociales. Están por todos lados y en todo el mundo, desde el momento en que al prender la televisión cada propaganda o programa nos instala ideas de perfección, belleza y felicidad que no tienen nada que ver con la realidad pero aun así, creamos en ellas o no, nos vemos condenados a seguirlas y adaptarnos para pertenecer. 
Todos esperan de uno lo mejor, todas su expectativas están puestas en cada actividad que realizamos y aunque no sea así es lo que sentimos. Vivimos tratando de complacer y agradar a los demás y en esa búsqueda de puros estereotipos muchas veces nos perdemos a nosotros mismos, confundimos lo que somos con lo que queremos o debemos ser. 
Parece tan simple, simplemente haría falta hacer oídos sordos a todo lo que nos lastima, bastaría con no pensar tanto en la mirada del otro, en ser como soy sin importar a quien pueda caerle bien o mal. Sería mejor poder aceptar que una nota no vale tanto, que no es necesario ser la mejor en todo lo que haga, que nadie espera que lo sea, que si esperan que lo sea es problema de ellos y no mio. 
Y ojalá todo fuera tan fácil como saber que hacer. Sé que es lo mejor, lo correcto, sin embargo a la hora de actuar la cosa se complica más. 

27 de julio de 2013

Tratando de vivir en el ahora, disfrutando el presente, aceptando que soy este instante y nada más, sin pensar en que vendrá ni pendiente del porqué de lo que ya pasó pero aún así sabiendo que gracias a ese pasado soy lo que soy y que con lo que hago construyo el futuro que me espera. 
Intentando ponerle pausa a este mundo de locos, en el que la rutina me lleva y el tiempo me corre, donde muchas veces parece que si no se corre se esta fuera de carrera y en cuanto bajo la velocidad me encuentro rodeada de la gente que quiero, haciendo cosas que me gustan, aprendiendo día a día, me encuentro conmigo misma y lo que parecía imposible no era tan difícil, ni lo malo tan malo, ni el tiempo tan poco. 
Finalmente todo se resume en la mirada de un bebe, la risa con amigas, un abrazo, una mañana de mates patinando en el parque, un mate cocido mirando las montañas, música en la ruta, una foto de alguien que necesito más cerca de lo que tengo, una noche de películas, una tarea para el lunes, una prueba a mitad de semana, un café, un libro y una ventana, una decisión importante, preguntas sin respuestas, respuestas nuevas a viejas preguntas, sentimientos sin control, pensamientos que preferiría no pensar, una tarde de lluvia, horas escuchando música, aprender de todo un poco, tratar de ser mejor, vivir segundo a segundo.   
"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento"

21 de junio de 2013

«Tarde o temprano la vida nos muestra el verdadero valor de las cosas y al fin de cuentas, lo único que resiste a los efectos del tiempo, son los recuerdos y los momentos que nos llevamos. Porque el destino es una adivinanza de aquello que todavía no hicimos, no hay nada escrito para nosotros, sino que somos lo que escribimos, de eso se trata esa aventura loca de andar nuestro camino, esta conexión de maravillas y sueños para nosotros se llama destino.»

1 de junio de 2013

  "Son mi escudo ante el miedo y aunque se derrumbe el cielo nunca van a estar solas, por que siempre estaré"

5 de mayo de 2013

Resulta imposible notar que nada es tan malo como suele parecernos, que no somos ni tan gordas ni feas como nos vemos, que el mundo no termina en esa discusión con los viejos, ni en la prueba que todavía no entregaron. Resulta increíble pensar que a la larga voy a caer en lo trillado y terminar repitiendo la típica frase que describe a esta etapa como "la mejor de mi vida" cuando no se ni quien soy ni quien quiero ser, se me presentan nuevas responsabilidades, me exigen que me comporte como adulta pero me tratan como nena y ya nada se soluciona contándole a mi mamá el problema para que ella se haga cargo. 
Los que me quieren no se cansan de decir cosas típicas para subir el ánimo o alegarme pero  sin embargo hacen en mi el efecto contrario al esperado. Cada una de las cosas que me dicen pasa a la lista de pendientes, se transforma en una meta a alcanzar, una nueva presión. Cada vez que dicen 'sos inteligente' en mi resalta la idea de tener que serlo y uno de mis mayores miedos es decepcionar a la gente que quiero, no me creo capaz de llegar ni a los talones de la yo que describen pero no puedo negar que doy todo de mi para cumplir sus expectativas. 

1 de abril de 2013




"La cosa más insignificante puede cambiarte la vida. En un abrir y cerrar de ojos, cuando menos te lo esperas, ocurre algo por casualidad que te embarca en un viaje que no habías planeado, rumbo a un futuro jamás imaginado. Quien sabe a donde te llevará, es la aventura de nuestra vida, nuestra búsqueda de la luz, pero a veces para encontrar la luz hay que atravesar las más profundas tinieblas."

22 de marzo de 2013








«Estamos en plena cultura del envase. El contrato de matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo y la misa más que Dios. La cultura del envase desprecia los contenidos.»
—Eduardo Galeano.







15 de marzo de 2013


"Verás que pronto llegará el día que tú querrás salir a buscar aquel país de las maravillas que al irte para la cama te contaba tu mamá. Y allí, doblando no mas la esquina podrás encontrarte algún dragón, verás mover sus siete cabezas con siete cuellos corbata buscándote el corazón. Te rodearán las brujas del desengaño que con su voz pueden transformarte en piedras y encontrarás detrás de los escritorios gigantes lobos feroces queriéndote devorar. Aquel país de las maravillas tendrás que hacerlo de realidad, verás que no aparecen las hadas ni genios que arreglen todo ni Batman ni Superman. Y tú verás que el mundo no está embrujado, que es tan real como el amigo que está a tu lado y junto a él tomándote de la mano podrás cumplir con tus sueños haciéndolos realidad. Así tendrás las botas de siete leguas y a los demás que sueñan como tú sueñas y aquel país nacido de fantasía será cierto algún día..."

22 de febrero de 2013







Y llegue a darme cuenta que para muchos no soy nadie, y para otros soy la aburrida que trata de pasar desapercibida, la que no es el alma de la fiesta ni la Madonna del curso, la que no entienden ni quieren entender. Me di cuenta que tienen una imagen mía sin conocerme, la imagen de lo que yo transmito, esa que creo casi inconscientemente para alejarlos de mi, para protegerme.

11 de febrero de 2013


¿Puedes ver esa estrella? ¿Es hermosa verdad? ¿Crees que sepa que la estamos mirando? ¿Sabrá que nos maravilla su belleza? Yo creo que no y sin embargo ella sigue brillando. Tu tienes que ser igual a esa estrella, siempre debes procurar brillar porque aunque tu no lo sepas; siempre hay alguien que te admira por lo que eres. 

7 de febrero de 2013

29 de enero de 2013






"Sí, tengo miedo al fracaso. Por eso odio los exámenes y que mucha gente pueda criticarme. Pero con el tiempo y con los retos de mi vida me di cuenta de que lo que piensa la gente no me interesa, o que al menos puedo fingir que no me interesa y puedo hacer que la gente crea que soy auto suficiente. Lo cierto es que me interesa por demás de la línea de lo esperado." 

Abzurdah 

24 de enero de 2013

Me gusta pensar en el mundo como algo continuo. Algo constante que nunca frena.
Esperamos que la vida nos conduzca a un final feliz pero no pensamos que nunca se llega a un final verdadero, todo conduce a otra etapa, a otro momento. Las nubes que cubrían el sol hace dos meses en Latinoamérica son las que anuncian la tormenta en Turquía esta noche. Todo es cíclico, está en constante movimiento. Hay que disfrutar cada segundo y aprender que momentos dejar ir y a cuales aferrarnos.

15 de enero de 2013



Nada dura para siempre, ya lo aprendí. "No todo es color de rosa" esa simple frase lo resume, nada es perfecto por siempre, la felicidad no dura tanto como para no caerte nunca. Pero el secreto está en levantarse. Si te caes 7 veces, te levantas 8. No hay que rendirse, la vida se vive una sola vez y  la mía no la voy a vivir tirada en el piso. Voy a vivir con las rodillas raspadas de tantas caídas, pero caminando y siempre sonriendo. 

10 de enero de 2013

Y nos cuesta, vivimos prácticamente en cuentos de hadas que sabemos que jamás se cumplirán. Pero da igual.  No quiero ser yo la que destruya todas esas historias que nos imaginamos. Es increíble. Del día a la mañana podemos haber cambiado de principios sin tan solo enterarnos. Es como la típica historia de Papá Noél, te la crees y después nunca fue cierta y nunca lo será.

4 de enero de 2013

A cuatro días del comienzo de año ya pasaron demasiadas cosas y no queda nada del alegre festejo por el cambio en el calendario.

Si hubiera querido idear una forma de arrancar mal nunca podría haber sido tan imaginativa.
Las cosas llegaron, sin aviso. Parecía estar todo bien, sin muchas variables y de repente cambio todo.

Puede parecer tonto que este mal porque las cosas no me pasaron a mi pero nada me duele más que ver sufrir a mis amigas.

No se como ayudar, no hay muchas formas de ayudar. Da impotencia ver como las putas vueltas de la vida les complican las cosas y no poder hacer mas que acompañarlas. Y cada vez que una llora me largaría a llorar con ella, porque son una parte de mí, mis hermanas, sin embargo lo mejor que puedo hacer es tratar de que sonrían. Que pobre tarea para las cosas que pasan, que papel insignificante en la historia. Preferiría pasar yo por todo eso antes de ver como lo pasan ellas. Lo único que queda es esperar que salga el sol después de la tormenta y que deje la menor cantidad de secuelas posibles.  

*We must accept finite disappointment, but never lose infinite hope.*

3 de enero de 2013



Decidí ver cada problema como una oportunidad de encontrar una solución, cada desierto como una oportunidad de encontrar un oasis, cada noche como un misterio a resolver, cada día como una nueva oportunidad de ser feliz. 
Descubrí que mi único rival eran mis propias debilidades y que en ellas mismas esta la única y mejor forma de superarme. Descubrí que yo no era la mejor y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar si ganaba o perdía.
Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás de subir, que el mejor triunfo que puedo tener es el derecho de llamar a alguien amigo.

Descubrí que el amor es mas que un simple estado, es una manera de vivir.

1 de enero de 2013


Millones de recuerdos inolvidables son lo que nos hacen ser lo que somos. La memoria se podrá dormir, pero nunca se muere, está en el alma. Las vivencias, las frustraciones, los sueños, todo revuelto y listo para salir en la primera de cambio. Mis recuerdos son míos y los de este 2012 me quedaron marcados para siempre. 

*Capitulo 2013, hoja 1 de 365*