3 de enero de 2013



Decidí ver cada problema como una oportunidad de encontrar una solución, cada desierto como una oportunidad de encontrar un oasis, cada noche como un misterio a resolver, cada día como una nueva oportunidad de ser feliz. 
Descubrí que mi único rival eran mis propias debilidades y que en ellas mismas esta la única y mejor forma de superarme. Descubrí que yo no era la mejor y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar si ganaba o perdía.
Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás de subir, que el mejor triunfo que puedo tener es el derecho de llamar a alguien amigo.

Descubrí que el amor es mas que un simple estado, es una manera de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario