6 de agosto de 2013

El tiempo pasa y ayuda a ver las cosas alejadas, sin todos los sentimientos encontrados que generan las situaciones, ayuda a ser fría y analizar mas objetivamente los hechos. 
No se si cura heridas pero ayuda a cicatrizar, aceptar, resignar. Hay cosas como la distancia que con el tiempo solo agrandan su magnitud y lo que los primeros días no era nada después de años duele, se extraña y cada minuto mas en el reloj es un minuto menos con el otro, sin embargo en esa distancia se puede aprender a convivir con los dolores, a entender los porqué y para qué de lo que pasa y a crecer en todos sentidos.
El tiempo me demuestra segundo a segundo que la vida sigue a pesar de todo, que de cada situación hay que tomar lo que sirva para el resto del camino pero aunque quiera no existe un botón de pausa en buenos momentos solo existe la memoria para llevarlos conmigo y que me den fuerzas al seguir caminando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario