30 de septiembre de 2014

¿Por qué será que tengo esa necesidad constante de vivir en búsqueda de la perfección en cada cosa que hago? Se que es la búsqueda de la nada misma, que es perseguir una meta inexistente y que jugar con el límite entre el progreso gracias al intento de llegar y la locura que acompaña la frustración de sentir el esfuerzo y que la meta solo sea como un oasis en el desierto. 

Tengo miedo de mi. Hoy se hasta donde. Soy capaz de razonar y controlar la idea de perseguir esa utópica perfección y me impulsa a tratar de dar lo mejor de mi en todo lo que empiezo. Tengo miedo de que se me convierta en vicio, de abusar de pensar que todo lo puedo controlar y perder el control. 

No quiero terminar siendo una obsesiva. Tampoco quiero relajarme y bajar mi rendimiento. 

Camino por una linea delgada y por el momento no me caigo, pero ¿cuánto me va a durar el equilibrio? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario