22 de noviembre de 2015

Pocas cosas son tan audaces para atacar como el miedo,
el miedo gana convenciéndonos de que ya ganó,
y
si ya perdimos,
para qué luchar?

Nos crea falsos enemigos, esos a los que tememos, oculdando ser él el verdadero enemigo.
La consecuencia del miedo es el miedo en si, es como estar ya muerto, es el problema en si y se multiplica con cada segundo de duda, va ganando terreno en nuestro interior hasta apoderarse de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario