21 de mayo de 2016

 
Se encuentran de a ratos, generalmente durante una caminata en soledad, en esas noches sin promesas o tardes con sol escondido. A veces, en escapadas apresuradas durante una charla que se vuelve por demás de larga, o, cuando es preferible  irse antes que pelear. 

Son cómplices y enemigas mortales. 
Son a la par y por separado.  
Son más que dos y una sola. 

Y a puro acuerdo y contradicción se las arreglan para convivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario